Desde mi ventana

Desde mi ventana

vi una lucecita,

me asomé corriendo

y era una estrellita.

Brillaba y brillaba,

corría veloz

y contenta gritaba:

¡Ha nacido Dios!