EL SOL QUERÍA BAÑARSE

EL SOL QUERÍA BAÑARSE

PORQUE TENÍA CALOR.

LLEVABA EL CALOR POR DENTRO

LA LUNA SE LO ADVIRTIÓ;

PERO EL SOL NO LE HIZO CASO,

NI SIQUIERA LA ESCUCHÓ.

Y HACIA EL CAER LA TARDE

SE TIRÓ AL MAR Y SE AHOGÓ.

AL VER QUE SE AHOGABA EL POBRE,

EL CIELO SE OSCURECIÓ.

LAS ESTRELLAS LLORABAN

LAGRIMAS DE COMPASIÓN.

(SALVADOR DE MADARIAGA)